UNIDAD PSICOLOGÍA

La unidad de psicología está integrada por:

Ps. Cecilia Godoy Á.
Ps. Giovanna Jofré M.

La entendemos como la disciplina científica que estudia las emociones y el comportamiento humano desde un análisis que incluye un continuo compuesto por el potencial psicobiológico y la acción estimuladora del entorno. El psicólogo ayuda a conocer el primero y a potenciar el segundo.

Es aquella disciplina de la Psicología que se ocupa del estudio científico del funcionamiento intelectual (psicometría) y del comportamiento (a los niveles de complejidad necesarios), de una persona (niño, niña y adultos) en su interacción recíproca con el ambiente físico y social, con el fin de describir, clasificar, predecir, y, dependiendo de cada caso, explicar su rendimiento intelectual o su comportamiento.

El Psicodiagnóstico es el paso previo para construir la intervención o tratamiento psicológico ante un trastorno clínico. Tiene como objetivos, conocer las causas y factores que intervienen en el origen, desarrollo y configuración del problema; Identificar los factores de riesgo en su entorno familiar-laboral y social; Conocer el desarrollo psicobiológico de la persona, para formular el juicio clínico en base a los datos obtenidos y preparar y aplicar el plan de Intervención (Tratamiento) si se requiere o corresponde según cada caso.

Mantiene algunas similitudes con la de los adultos, especialmente en lo referente a la necesidad del estudio científico de conductas y de contar con instrumentos fiables (que sean precisos en la medición) y válidos (que midan la variable que pretenden medir y no otras).

Sin embargo, la evaluación con niños supone un gran desafío para el clínico y requiere de conocimientos y técnicas especiales debido a que los niños y niñas son “seres en desarrollo”, en permanente cambio y, aunque dicho desarrollo puede considerarse que se da a lo largo de toda su vida, es en la etapa infantil y adolescente cuando se dan los cambios biológicos y comportamentales que mayor trascendencia van a tener en la “construcción” de la persona adulta.

En el área clínica se refiere a medir características o rasgos que conforman la personalidad de un individuo o un grupo de individuos determinado. Se asume hay una o más características personales que pueden estar relacionadas con algún aspecto de la conducta, además de que estas características tienen cierta estabilidad y por lo tanto también la conducta.

Se han diseñado una serie de instrumentos para que el psicólogo sea capaz de medir dichas características, a estos instrumentos les llamamos pruebas psicológicas.

Es el tratamiento que tiene como objetivo el cambio de pensamientos, sentimientos y conductas.

Se lleva a cabo entre un profesional con la formación y las habilidades necesarias para facilitar el cambio psicológico, y el paciente/cliente que requiere la ayuda para aliviar los síntomas que le producen un grado de sufrimiento importante.

La psicoterapia propicia cambios congruentes con los objetivos que desea alcanzar la persona.

El cómo se consiga depende del problema que plantee el paciente, de las metas que quiera conseguir y en gran medida del modelo teórico seguido por el terapeuta, puesto que cada perspectiva en psicoterapia se caracteriza por un conjunto de conceptos y principios que explican cómo ocurre el cambio.

Las orientaciones terapéuticas en que nuestras psicólogas se han formado son:

Psicoterapia Constructivista
Las modalidades de psicoterapia basadas en una epistemología constructivista constituyen una de las innovaciones más notables en la intervención psicológica de los últimos veinte años.

Considera la psicoterapia como un proceso de colaboración entre el terapeuta como experto en procesos de cambio y el consultante como experto en su propia vida. Así, este nuevo enfoque de la terapia da una importancia central a la comprensión y estudio sistemático de la visión del consultante del problema, de sí mismo, y de los demás implicados.

Técnicas de integración cerebral (TIC)
Se enmarcan en las Terapias de Avanzada, paradigmas en Psicoterapia llamados “Neuroterapias”, porque se trabaja sobre el Sistema Nervioso Central (SNC) y se basan en los conceptos de “Trauma Psíquico y Estrés Postraumático (TEPT)”, como base de la patología tanto mental como física.

Son aplicables en: Distintas estructuras psicopatológicas, perturbaciones psicosomáticas, perturbaciones neurológicas, funcionales, motrices y sensoriales, Trastornos del desarrollo, Trastornos en la alimentación. Pueden utilizarse también en el área de prevención y psicoeducación con niños, adolescentes, adultos y tercera edad.

Terapia breve centrada en soluciones (TBCS)
Centrarse en las soluciones es mover nuestro foco como terapeutas y como pacientes; es ver una solución donde hay problemas. Ver recursos en las dificultades planteadas.

Este modelo no sólo promueve cambios en el hacer terapia, también en la vida de nuestros pacientes ya que es más rápido que los modelos tradicionales, y en nuestra vida personal, puesto que la mirada de recursos trasciende el ámbito de la terapia.​

“Los problemas son los problemas, y ellos pueden ser comprendidos mejor en el contexto de sus soluciones”. (Steve De Shazer).

En el caso de los niños, niñas y jóvenes, es un tratamiento orientado a facilitar el cambio psicológico que le permita un mejor enfrentamiento de la situación problema y que le ayude a disminuir el grado de sufrimiento o perturbación que le genera.

Nuestros modelos teóricos de intervención:

Terapia Cognitivo- Conductual infanto-juvenil
El modelo cognitivo conductual va a incorporar y enfatizar la importancia de las variables contextuales, sistémicas, interpersonales y culturales en el marco general y en particular con la población infantojuvenil.

Desde esta perspectiva, se trabaja con los patrones de pensamiento (cogniciones), conductas, emociones, teniendo en cuenta el contexto y las relaciones interpersonales que impactan sobre estas mismas variables.

Suelen basarse en un enfoque experiencial, centrado en el aquí y ahora (Knell, 1993). A su vez, los tratamientos están orientados a la acción, ya que los niños suelen aprender haciendo.

Y, si bien cada tratamiento tendrá un objetivo específico y particular según las necesidades de cada caso, se trabaja ampliando recursos, fortalezas y habilidades de afrontamiento, intentando aumentar la motivación y construyendo una fuerte alianza terapéutica, factor pilar de los tratamientos infantojuveniles, sin el cual ninguna de las técnicas o herramientas que utilicemos llegarían a buen puerto.

Técnicas de integración cerebral (TIC)
Técnicas de Integración Cerebral, desensibilizan y reprocesan de manera rápida los recuerdos traumáticos, anulando o disminuyendo su negatividad, modificando fácilmente las creencias disfuncionales o negativas que están manteniendo el problema.

Posibilitan lograr una visión más realista del problema corrigiéndose las distorsiones de percepción, los sentimientos o los miedos inadecuados propios de muchos trastornos de ansiedad, así como las consecuencias de situaciones traumáticas.

Al igual que la terapia psicológica individual, la terapia de grupo ayuda a las personas a resolver sus problemas diarios, centrándose en los problemas de relación con los demás.

El grupo es como una representación reducida del mundo real, sirviendo por tanto de entrenamiento para la vida.

Es un contexto nuevo para probar otras formas de comportamiento en un ambiente creado para ello y orientado por un experto. Cambiar de contexto facilita el surgimiento de nuevas soluciones a antiguos problemas.

La terapia grupal es adecuada para ayudar a distintas personas. Desde aquellas que están interesadas en desarrollar habilidades sociales, hasta personas con otro tipo de problemas como por ejemplo: ansiedad, baja autoestima o personas con técnicas de afrontamiento inefectivas.

Las intervenciones grupales favorecen las conductas sociales, refuerzan las conductas positivas, tranquiliza a los participantes y genera efecto de empatía.

La Psicoeducación es el proceso que permite brindar a los pacientes o sus familiares la posibilidad de desarrollar, y fortalecer sus capacidades para afrontar las diversas situaciones de un modo más adaptativo.

El profesional de la salud que imparte psicoeducación tiene por objeto orientar y ayudar a identificar con mayor entendimiento y claridad el problema o la patología para enfocar adecuadamente, en forma conjunta, su resolución o tratamiento y favorecer, por ende una mejora en la calidad de Vida

La Psicoeducación puede implementarse en grupos específicos. Es considerado por los pacientes y sus familias de gran valor para su mejoría.

Nosotros pretendemos utilizar la psicoeducación en contexto de apoyo a través, de talleres para padres o a grupos interesados de la comunidad en las diferentes patologías o problemas en los que somos especialistas y como parte de un tratamiento integral con el objetivo general de mejorar la calidad de vida de nuestros consultantes.