UNIDAD NEUROPSICOLOGÍA

La unidad de neuropsicología está integrada por:

Ps. Cecilia Godoy Á.
Ps. Giovanna Jofré M.
Ximena Neira M., psicopedagoga

“Entendemos por neuropsicología las ciencia que estudia las relaciones de la conducta con el cerebro partiendo, por un lado, del conocimiento de las estructuras y funciones de este, y por otro, el conocimiento de la conducta. Es a la vez una ciencia básica y aplicada e interdisciplinar” (T. Marcos).

Es un método diagnóstico que estudia el funcionamiento cerebral y brinda información no provista por otros métodos de estudio, como el electroencefalograma, la tomografía computarizada o la resonancia magnética. Permite al médico y a otros profesionales comprender cómo funcionan las diferentes áreas y sistemas del cerebro de un paciente a través de la medición de sus capacidades cognitivas.

Implica la exploración de las siguientes áreas: Capacidad intelectual general; Aprendizaje y la memoria; Habilidades visoespaciales; Lenguaje; Atención y la concentración; Funciones ejecutivas.

El perfil neuropsicológico del paciente es muy importante para hacer diagnósticos diferenciales y sirve para planificar tratamientos, tomando como base los puntos fuertes para compensar las debilidades. Los resultados ayudan a identificar cuáles problemas deben ser los objetivos del trabajo y cuáles estrategias hay que usar.

Es un método diagnóstico que estudia el funcionamiento cerebral y brinda información no provista por otros métodos de estudio, como el electroencefalograma, la tomografía computarizada o la resonancia magnética. Permite al médico y a otros profesionales comprender cómo funcionan las diferentes áreas y sistemas del cerebro de un paciente a través de la medición de sus capacidades cognitivas.

Implica la exploración de las siguientes áreas: Capacidad intelectual general; Aprendizaje y la memoria; Habilidades visoespaciales; Lenguaje; Atención y la concentración; Funciones ejecutivas.

En los más pequeños y adolescentes consiste en determinar de manera cualitativa y cuantitativa como se encuentra los avances del niño, la niña o el joven en las áreas cognitivas (funciones ejecutivas, atención, memoria, lenguaje, motricidad, emoción y cognición social) de acuerdo a la etapa de desarrollo en la que se encuentra a fin de conocer fortalezas y debilidades para hacer las sugerencias y recomendaciones pertinentes según cada caso.

La acción del ambiente y la estimulación temprana pueden modelar positivamente el desarrollo neuropsicológico de cada persona. Intervenir adecuadamente en el proceso de desarrollo evolutivo con las ayudas y estimulación necesarias puede modificar significativamente la maduración en los aspectos emocionales, cognitivos y conductuales.

Las funciones neuropsicológicas se pueden trabajar desde edades muy tempranas, lo que permite optimizar el desarrollo de las funciones corticales (afectadas o con menor desarrollo). Importante recordar que a menor edad mayor plasticidad neuropsicológica y mayores posibilidades de recuperación.

La primera infancia es la época de máxima plasticidad neuropsicológica, por lo tanto la intervención temprana es de mayor eficacia. Si una deficiencia no se soluciona, influirá en otras áreas del desarrollo y provocará como secuelas otras dificultades.

La Neuroplasticidad es el fundamento biológico en el que se sustenta la rehabilitación de funciones cognitivas perdidas. Entrenamiento o la estimulación de la actividad sirven para la creación de nuevas vías de funcionamiento en el cerebro dañado. Esta plasticidad cerebral permite una reestructuración funcional de otras áreas no afectadas (por una lesión por ej.), de modo que éstas puedan asumir parcialmente tales funciones.

Estimulación cognitiva
Actividades dirigidas a mejorar el rendimiento cognitivo general o alguno de sus procesos y componentes.

Rehabilitación Neuropsicológica
Restablecimiento de la situación de los pacientes al grado de funcionamiento más alto posible en el ámbito físico, psicológico y de adaptación social. Implica una mirada y perspectiva integral.

Objetivos

1) Reducir las consecuencias de las deficiencias cognitivas en la vida diaria.

2) Reducir el nivel en el que estas deficiencias impiden el funcionamiento adecuado de las personas en su entorno social.

Para abordar los objetivos podemos trabajar en Entrenamiento en habilidades específicas, entrenamiento en estrategias metacognitivas, uso de ayudas externas y modificación del entorno y acomodación de tareas.