UNIDAD DE TERAPIA OCUPACIONAL

La unidad de terapia ocupacional está integrada por:

Josefina Emhart G.
Claudia González G.
Jimena Álvarez A.
Francisca García P.
Lorena Alarcón J.

La prematurez es uno de los principales trastornos, tal vez el más importante, de la medicina perinatal y constituye un grave problema de Salud Pública.

Los estudios de seguimiento han demostrado que a pesar de la disminución de la mortalidad, continúan siendo usuarios de alto riesgo desde el punto de vista del desarrollo sensoriomotor presentando mayor incidencia de alteraciones en su neurodesarrollo, que en muchas ocasiones afectan su calidad de vida. Es por esto que se hace necesario realizar Atención Temprana del bebé buscando entregar los contextos y estímulos óptimos que logren generar conexiones y respuestas neuronales más complejas, activando la plasticidad cerebral, mejorando su adaptación funcional al medio ambiente y la adquisición de habilidades psicomotoras. Esta atención temprana solo es posible en el trabajo en conjunto con la familia, por lo que nuestro trabajo incorpora el vínculo, educación y comprensión del desarrollo de los niños en compañía de sus padres.

El Procesamiento Sensorial corresponde a un proceso neurólogico que sienta las bases para la participación de una persona en sus actividades cotidianas. El Sistema Nervioso Central tiene como función seleccionar, destacar, inhibir, comparar y asociar la diferente información percibida desde el propio cuerpo y del ambiente haciendo posible el uso de ella de manera efectiva. Este proceso comienza mediante el registro o detección de los diferentes estímulos sensoriales a través de los 7 sentidos (Vestibular, Propiocepción, Tacto, Gusto, Olfato, Audición y Visión) para posteriormente ser interpretados de manera integrada y organizada para permitir una adecuada participación e interacción adaptativas con el medio.

Existen alteraciones en la Integración Sensorial las que se pueden entender como la dificultad para procesar de forma adecuada los estímulos provenientes tanto del medio interno como del externo, dando como resultado de esta disfunción que el/la niño/a no pueda procesar adecuadamente los estímulos sensoriales y por ende responder de forma óptima a las demandas de la actividad viéndose interferido su desempeño en los diferentes contextos en los que se desenvuelve.

Este enfoque terapéutico postula que lo que se aprende no es el movimiento en sí mismo sino que la sensación de movimiento. De esta forma plantean que estos se desarrollan sobre la base de sensaciones (experiencia sensorial) para más tarde conformar habilidades que permiten alcanzar un nivel de función óptimo. Las personas que presentan algún compromiso a nivel cerebral, recepcionan y procesan la información de la experiencia sensorial en forma distorsionada, generando patrones de movimiento erróneos que no permiten realizar funciones en forma satisfactoria (llamado movimiento anormal). Para esta situación, el enfoque sugiere que se debe entregar a la persona experiencia sensorial normal que le permita en forma progresiva alcanzar mayor control motor. Es una terapia enfocada al desarrollo de la funcionalidad, dónde se apunta a potenciar las habilidades de la persona, considerando en ello, además de la experiencia de movimiento normal, la modificación de su entorno físico, que permita finalmente la participación en sus actividades cotidianas con mayor autonomía y satisfacción.

Las Ayudas Técnicas son elementos y/o implementos requeridos por una persona en situación de discapacidad para prevenir la progresión de la misma, mejorar o recuperar su funcionalidad, a fin de mejorar su autonomía personal y desarrollar una vida independiente (Art. 6 letra b Ley N° 20.422). Dentro de este grupo de elementos y/o implementos se encuentran las órtesis. Éstas corresponden a dispositivos externos aplicados a un segmento corporal con el fin de inmovilizar, restringir o asistir el movimiento (Jacobs, 2002). La Asociación Americana de Terapeutas Ocupacionales (The American Society of Hand Therapist, ASHT), distingue muchos usos terapéuticos para las ortesis, los más habituales se refieren a la prevención y corrección de deformidades, protección de estructuras durante la cicatrización, restricción de movimientos, mejora funcional e influenciar el crecimiento y remodelación de tejidos”. La confección de ellas se realiza a medida, de forma personalizada según las características, condiciones y necesidades del usuario. Se utiliza un material especial e importado en su fabricación.

Las Ayudas Técnicas son elementos y/o implementos requeridos por una persona en situación de discapacidad para prevenir la progresión de la misma, mejorar o recuperar su funcionalidad, a fin de mejorar su autonomía personal y desarrollar una vida independiente (Art. 6 letra b Ley N° 20.422). Dentro de este grupo de elementos y/o implementos se encuentran las Sillas de Ruedas. Existe hoy en día en el mercado, una amplia variedad de marcas, tipos y modelos de éstas para poder satisfacer las altas exigencias de los usuarios, según sus características físicas y funcionales.

Las Sillas de Ruedas, son parte del grupo de ayudas técnicas, pero merecen una categoría particular por lo necesario de su especialización en la evaluación y prescripción. Una Silla de ruedas, puede por un lado favorecer la autonomía de la persona, como también brindar la seguridad del traslado para el cuidador de la persona. Por lo tanto, de acuerdo a la necesidad de los usuarios y su capacidad funcional, en conjunto con el terapeuta ocupacional, se definen las mejores posibilidades existentes en el mercado nacional e internacional, favoreciendo el mejor control postural para el desarrollo de una vida autónoma e independiente.

La Accesibilidad Universal es definida como la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas, en condiciones de seguridad y comodidad, de la forma más autónoma y natural posible. Es por ello, que considerando la experiencia que hemos desarrollado en el área de la discapacidad como resultante de la interacción con el entorno, podemos realizar la evaluación y asesoría de mejoras en edificaciones (casa, edificios, escuelas) objetos de uso en la vida cotidiana y entornos naturales (plazas, parques, etc.) a través del Diseño Universal.

La UNESCO define la educación inclusiva como el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación. Involucra cambios y modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niño/as del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular, educar a todos los niño/as.

Como Terapeutas Ocupacionales, reconocemos la educación como área fundamental de la participación durante el desarrollo infanto-juvenil. Es por ello que dentro de nuestra intervención consideramos la evaluación del desempeño ocupacional en el ambiente escolar, generando recomendaciones y apoyos en conjunto con los equipos docentes.

El principal objetivo que persigue el Método Therapy Taping es generar una respuesta motora eficiente y eficaz para la correcta ejecución del movimiento corporal. Se trabaja sobre la disfunción que genera la condición de salud y no sobre la condición de salud misma. Para este objetivo el método busca modular los mecanismos de excitación o inhibición de la acción muscular a través de la relación neurofisiológica de este sistema con el sistema somatosensorial (Tacto más Propiocepción). Se aplica de forma local sobre un segmento determinado buscando potenciar y mejorar la respuesta funcional de dicho segmento mediante la entrega constante y duradera (a través del Tape) de input somatosensorial a la corteza cerebral esperando mejorar la respuesta motora.

Los déficits en las habilidades funcionales afectarán tanto la independencia como la seguridad de las personas mayores, pues conlleva dificultades en la comunicación, riesgo de caídas, problemas con la preparación de comidas, ingesta de medicamentos o limitaciones en las necesidades de autocuidado básico.

El deterioro funcional se comporta como un importante indicador pronóstico de discapacidad global simplemente porque va afectando la habilidad parcial o total del individuo para ejecutar las tareas y obligaciones habituales de su vida diaria.

Nuestra propuesta en esta área, la resumimos en:

  • Sesión 1: entrevista a usuario y familiar para establecer Perfil Funcional del Usuario.
  • Sesión 2: Evaluación funcional de la vivienda
  • Sesión 3 y 4: Implementación de sugerencias en domicilio.
  • Sesión 5: Seguimiento en consulta un mes posterior a última sesión.